Qué es la gamificación y cómo aprovecharla en el marketing digital

Qué es la gamificación y cómo aprovecharla en el marketing digital
Escucha el post
Black.gif

El marketing digital se basa en captar la atención del público en la red con las campañas en redes sociales, los programas de email marketing y otros recursos que dependen de cada empresa. Sin embargo, tan importante como tener buenas herramientas es usarlas para crear contenido que fomente la interacción de los usuarios. En este artículo, vamos a ver las ventajas que ofrece la gamificación para crear una estrategia de marketing digital eficaz.

Qué es la gamificación

La gamificación consiste en introducir mecánicas propias de los juegos a ámbitos que en principio no son lúdicos, como la educación, la psicología, la salud y, por supuesto, el marketing.

En un contexto en que recibimos miles de estímulos y mensajes cada día, la gamificación supone una oportunidad para ofrecer una experiencia de usuario diferente. Un juego o una actividad lúdica permite a una empresa conectar con algunas motivaciones de su audiencia, como recibir logros y recompensas, la búsqueda de nuevas experiencias… En definitiva, un pequeño rato de diversión que leyendo un correo electrónico o viendo un vídeo promocional es más difícil de conseguir.

Por eso, las técnicas que se usan para crear videojuegos ya no solo abarcan este sector y se están desarrollando herramientas para crear juegos o experiencias lúdicas en sectores muy variados. Algunas plataformas del mercado para crear juegos adaptados son Bunchball y Drimfy.

Beneficios de la gamificación en el marketing digital

En un sitio web, un email promocional o una app, la gamificación se puede aplicar de muchas formas diferentes y permite generar un valor añadido a los formatos de comunicación unidireccionales como textos, imágenes y vídeos.

Interacción de la comunidad

Como decíamos más arriba, el principal punto fuerte de la gamificación es que permite a los usuarios interactuar fácilmente. El principal objetivo al enviar un correo electrónico promocional o realizar una publicación en las redes sociales de la empresa es conseguir que el destinatario siga una llamada a la acción que dé continuidad al mensaje. De lo contrario, será más fácil que el mensaje caiga en el olvido al poco tiempo.

Ofrecer un juego o una experiencia lúdica es una forma muy eficaz de conseguir esa interacción.

Conocer mejor a tu público

El marketing digital se fundamenta en conocer a tu audiencia lo mejor posible para enviarle los mensajes más que le interesen. Por ejemplo, te interesa saber a qué hora del día se conectan, qué necesidades específicas tienen, etc. Una interacción más profunda permite recopilar más datos de tus clientes, que tendrán mayor predisposición a participar. Los juegos tienen muchas herramientas de análisis para saber cuántas personas juegan, a qué horas del día, cuáles son sus perfiles, qué conocimientos tienen, etc.

Por ejemplo, una empresa de cosméticos puede aprovechar un juego de preguntas para conocer los conocimientos de sus clientes sobre una planta con la que elaboran sus productos.

Visibilidad de la marca

Una experiencia lúdica generará una emoción en el receptor que vinculará de inmediato a la marca (por ejemplo: «Me gustó mucho el juego de Deloitte»). Tu correo electrónico o tu publicación de Instagram no será «una más», sino una que deja huella. Por ello, estará motivado para darle a «Me gusta» y compartirlo. Es decir, se generará viralidad de forma natural.

Fidelización del cliente

Por la misma razón que en el epígrafe anterior, la gamificación permitirá cosechar una relación más rica que una estrategia de comunicación que se basa únicamente —o casi— en la venta. Y la fidelización de la clientela es un objetivo básico de una campaña de marketing digital. En términos de retorno de inversión, es mucho más eficaz retener a los antiguos clientes que atraer nuevos clientes.

Cómo utilizar la gamificación en el marketing digital

Ya conocemos el concepto de gamificación y sus ventajas en el marketing digital, así que es hora de pasar a lo concreto. Estos son los formatos más habituales de uso de juegos en el marketing digital:

Quiz interactivo

Una o varias preguntas para poner a prueba los conocimientos de la audiencia sobre un determinado tema. Normalmente, conviene que sea un formato ágil, sin demasiadas preguntas. Se amolda bien, por ejemplo, al formato de stories de Instagram.

quiz

Una variante de estos quiz son los juegos de crucigramas o búsqueda de palabras, que se pueden adaptar a las estrategias de muchas marcas.

Encuesta

Las encuestas son una de las herramientas básicas del marketing y se pueden gamificar si se introducen elementos interactivos en ellas, como barras de cambian de color.

Test de personalidad

Los cuestionarios para revelar un rasgo de la personalidad suelen generar bastante curiosidad a quienes los responder y se pueden vincular a una marca y los productos que vende. Por ejemplo, Beardbrand, una tienda en línea de productos para el cuidado de la barba incluye en su sitio web un test bastante pertinente: ¿Cuál es el mejor estilo de barba para ti?

test de personalidad

Concursos

Los concursos de diseño, fotografía, recetas, etc. en los que un jurado elige las mejores participaciones entre todos los participantes son una forma muy eficaz de conseguir la implicación directa del público. Los participantes se sienten motivados por superar a otros y obtener un reconocimiento.

Por ejemplo, Renfe organiza de vez en cuando concursos de fotografía o relatos cortos relacionados con los trenes de Cercanías, para que este transporte no se asocie únicamente con la rutina de ir a trabajar, las multitudes, etc.

concursos

Sorteos

Registrarte en un sorteo sabiendo que puedes ganar un premio que te interesa tiene un componente de emoción, ¿verdad? Los sorteos son bastante habituales en la estrategia digital de las marcas, sobre todo en las redes sociales. Además, son un recurso eficaz para que los usuarios regresen: querrán comprobar si han ganado.

Para darles más emoción, se pueden complementar con alguno de los formatos anteriores. Por ejemplo, realizar el sorteo entre quienes acierten una pregunta previa.

Momento ganador

Es una variable del sorteo. En este caso, se programa (manual o automáticamente) una hora, minuto y segundo exactos en los que se repartirá el premio. Quien tenga la suerte de inscribirse en ese preciso momento ganará.

Rueda de la fortuna

Otra variante del sorteo, pero con el componente de la inmediatez. El participante no tiene que volver para comprobar si ha ganado, pero la experiencia dinámica lo incentivará a participar más veces. Otras variables son el juego de rasca y gana o la máquina tragaperras virtual.

Experiencia (aún más) inmersiva

Un paso más allá consiste en ofrecer una experiencia puramente inmersiva con un juego diseñado a medida integrando el contenido interactivo de tu marca (imágenes, vídeos y texto) en un recorrido dinámico que puede tener formato de juego de plataformas, realidad virtual, juego de rol… Si estás dispuesto/a a invertir más recursos y desplegar tu creatividad, las opciones a tu alcance son muy variadas.

Conclusión

CandyCrush, 2048, sudoku, ajedrez virtual… Está claro que hoy en día los juegos forman parte de nuestra vida, sobre todo desde que se generalizaron las aplicaciones móviles. Las experiencias inmersivas forman parte del lenguaje comunicativo digital y el marketing digital puede sacar mucho provecho con ellas.

Si hay un ingrediente común en todas las campañas de gamificación, es la creatividad. Las posibilidades son muchas, pero un juego debe conectar con la audiencia a la que dirige y los objetivos de la marca. Jugar también es comunicar.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Black.gif