¿Qué escribir cuando no fluyen las ideas? 

¿Qué escribir cuando no fluyen las ideas? 

Los redactores son un activo importante para la web. De ellos depende la generación de contenido fresco, útil, práctico y que atraiga a la audiencia. Pero no siempre es fácil el proceso creativo, muchas veces sufren colapsos o bloqueos mentales, entonces ¿qué escribir cuando no fluyen las ideas? SEO Salamanca http://www.seosalamanca.com/ te trae unas recomendaciones para que sepas qué redactar cuando la imaginación te quede en blanco.

El bloqueo del escritor

La creatividad muchas veces se agota. Las ideas no fluyen, la mente se ralentiza  y la creatividad se bloquea. A la vez que el tiempo acecha, la responsabilidad se vuelve pesada y tus lectores están esperando con ansias lo nuevo que publicarás. Entonces, ¿qué hacer en esos momentos?

Ante esa situación lo más recomendable es relajarte, tomarte unos minutos y sacar esa “carta bajo la manga”. Un redactor web creativo debe tener siempre, a donde vaya, una libreta de bolsillo. Esta te servirá para que anotes todas las ideas que se te ocurran: un vídeo, una infografía, un texto, etc. De manera que cuando no sepas qué escribir apeles por esas anotaciones.

Muchas veces estamos un domingo descansando o paseando, y de repente ¡Pum! ha venido una gran idea a tu cabeza. Saca la libreta de tu bolsillo y rápidamente anota lo que se te ha ocurrido. De momento tal vez no te sirva, pero te aseguramos que en esos instantes de colapso mental te será muy útil recurrir a esas anotaciones.

Pensando en esto momentos de conflicto mental, SEO Salamanca te trae unas ideas básicas sobre temas que puedes escribir. No creerás la cantidad de fuentes de donde te puedes inspirar para escribir.

¿Qué escribir cuando no fluyen las ideas?

Evita el bloqueo creativo con estas ideas:

Entrevista a un influencer

En la actualidad no faltan los especialistas en la industria en la que te mueves. Así que ponte en contacto con ellos, prepara una entrevista, redáctala y en el momento oportuno publícalas. Tener este tipo de escritos guardados te servirá para no salirte de tu calendario de publicaciones cuando tengas un bloqueo.

Este tipo de contenido aumentará tu tráfico web, generará engagement y le sumará puntos a tu credibilidad.

Crea un checklist

Las listas son un tipo de contenido muy práctico para los lectores. Los post con checklist consiguen más engagment ya que ayudan a los usuarios a resolver muchas de sus dudas, y les permiten saber por dónde empezar y cómo hacer una tarea.

Ayuda a tus lectores a orientarse con una lista de actividades por hacer, que chequen una vez que las hayan realizado.

Manifiesta tu opinión

Mantente al tanto de las novedades y tendencias de tu industria. ¿Estás de acuerdo? ¿Qué te parece la propuesta? ¿La pondrás en práctica? ¿Cómo la harás? Así despertarás el interés de quienes andan en busca de la opinión de expertos antes de tomar sus propias decisiones.

Un artículo de opinión  es un tipo de post muchas veces olvidado. Algunos lo ven como algo que solo sirve para los periódicos, pero no es así. Podrás hechar mano de este tipo de contenido para expresarte en la web.

redacta-reseña

Redacta una reseña

¿Leíste un libro recientemente? ¿Fuiste hace poco a una conferencia? Comparte con tus lectores el tema. También pudieras escribir sobre alguna película que esté relacionada con tu área de mercado, haz una reseña o saca un aprendizaje de ella.

Cuenta la historia de un cliente

Si un cliente te ha manifestado de su buena experiencia con el producto o servicio que ofrece, pídele su autorización para compartir su historia en tus plataformas online. De esta manera incentivarás al resto de tu clientela.

¿Haces trabajo social? Habla de él

La responsabilidad social de las empresas siempre será una contribución bien vista por el entorno organizacional. Haz a un lado el bajo perfil de esta actividad y cuéntale a tus seguidores cómo le aportas un “granito de arena” a la sociedad. Esto humanizará tu marca y aumentará tu credibilidad.

Cuenta tu historia

Comparte tus fracasos… Sí, no tengas miedo de contarle a tu audiencia los tropiezos que has tenido. No todo es perfecto, así que sé sincero y escribe sobre cuántas veces lo intentaste hasta que lograste levantarte definitivamente. Si en el proceso desarrollaste hábitos y un método de trabajo, compártelo.

Muestra también la otra cara de la moneda. Muchas personas se apenan por contar sus logros. Que este no sea tu caso. Explícales a los lectores cómo has alcanzado cada uno de los objetivos que te has planteado.

Incluso puedes contar tu día a día, es decir, contar cómo es el funcionamiento de la empresa o tienda. Y, si es una industria o fábrica explicar algunos procesos.

Haz un tutorial o un FAQ

¿Hay algo que sabes hacer y que le interesaría aprender a tu audiencia? Si es así, crea tutoriales donde expliques cómo hacer algo. Aprovecha de aportar un valor añadido compartiendo tus trucos y modo de realizar las tareas.

O, respóndeles a todos tus lectores con un post de preguntas y respuestas. Así ahorrarás tiempo al contestar a cada cliente sus dudas.

Invita a otros a escribir en tu blog

Una manera de aliviar la labor de redacción es poniendo en práctica el guest blogging. Esto no es más que invitar a otros blogueros de tu sector a escribir en tu web.

También puedes romper un poco la estructura pidiéndole la colaboración a un escritor de otra temática que pudieras vincular con la tuya. Por ejemplo, si eres un blog de marketing puedes aliarte con uno de gastronomía y juntos crear un material interesante sobre cómo hacer un plan de marketing para restaurantes.

Debes tener mucho cuidado al momento de poner en práctica este método de marketing porque Google supervisa de forma estricta el guest posting.

Recopila tus mejores posts

Esta es una manera de reciclar contenido antiguo. Elige a tus mejores cinco entradas en lo que va de año, que hayan tenido más engagement, visitas y otros KPI’s con buenos números. Refresca el material en caso de que haya una actualización o hazle una mejora si es necesario, como agregarle una infografía.

En la web todo marcha tan deprisa que casi no hay tiempo para detenerse. Así que en esos momentos en que las ideas parecen agotarse, cuando la mente ya no te da para darle la vuelta a algunos temas, una opción es reciclar contenido antiguo.

Promueve una acción

Sea que tengasun nuevo  e-book, webinar, tutoriales en YouTube, podcasts, o vayas a colaborar con otro puedes promover su visibilidad hablando de ellos.

Un post para promover estos contenidos ayudará a mejorar su popularidad. Además, podrás compartirlo en las redes sociales.

Consulta otras fuentes de debates

¿Qué está hablando tu público objetivo en otros blogs? Entra a los foros y lee los comentarios de tu audiencia en redes sociales y otras plataformas de interacción. Presta atención y “escucha” de qué hablan. Sé parte del tema creando una entrada relacionada con eso que está en el tapete.

Déjate llevar

Otra manera es dejarte llevar. Un papel o pantalla en blanco es solo eso, una herramienta vacía. Por lo que muchos recomiendan empezar a escribir lo que tu cabeza te vaya indicando y así irán surgiendo las ideas junto con el tema central.

Esto tiene sus contras porque puedes terminar escribiendo disparates. Lo bueno es que una de esas tantas oraciones puede ser de oro, y de ella surja la idea para ese post que te tiene tan afligido.

Consejos para escribir un post de calidad

Hay muchas maneras de escribir una entrada. Unos dicen que dejes que todo fluya, otros que empieces a llenar de palabras cuanto antes esa hoja en blanco. Nosotros te enseñaremos algunos consejos para escribir un post. Esto no tiene que ser una estructura inquebrantable, pero te hará sentar cabeza para empezar a trabajar en función de tu escrito.

Investiga y recolecta información:

Todo proceso de escritura empieza por la selección de un tema. De esa manera se procede a investigar y recopilar toda la información necesaria para redactar.

Mientras investigas te darás cuenta del alcance del tema y comienza a fluir las ideas. Así que cuando acabes de seleccionar el material en el que basarás tu entrada, empieza a escribir lo que tengas en mente.

Piensa en la titulación:

El título puede ser lo primero que redactes, para no perder la coherencia del texto. Pero hay quienes prefieren hacerlo al contrario, primero escriben luego titulan. Prueba de cuál manera se te hace más fácil.

Primer y último párrafo impactante:

Un buen texto empieza y termina de manera interesante. La primera línea es trascendental. Ya que de ella dependerá que el lector se quede o abandone el blog. Mientras que al final del texto lo mejor es terminar con una llamada a la acción.

Usa el storytelling:

A las personas les encantan las historias cortas. Puedes nutrir tu nueva entrada para el blog con una anécdota propia, de un cliente o una imaginaria pero verosímil.

Crea un formato atractivo:

redaccion-seo

Con esto harás que visualmente la estructura de tu texto anime al lector a quedarse. Usa lista, negrita, cursiva, resalta frases, y redacta párrafos cortos.

Además, completa el texto con otros formatos. Apóyate en infografías o vídeos, y siempre incluye imágenes de calidad.

Recuerda el SEO:

Tu escrito debe ser apto tanto para tu audiencia como para los buscadores. Optimízalo para que mejore su posicionamiento web.

Incluye llamadas a la acción:

En la redacción de tu entrada puedes invitar a tus lectores a compartir el contenido en sus redes sociales. O recordarles que si necesitan la ayuda de un profesional, tú estás para ayudarles.

¿Cuéntanos, qué escribir cuando no fluyen las ideas? queremos saber cómo has superado estos momentos de bloqueo mental. Si necesitas apoyo web, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Contamos con los servicios necesarios para impulsar tu negocio online.

escribir-cuando-no-fluyen-ideas

Fuente infografía

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Sígueme en Feedly
Share This